loader image

Categorias

0

Carrito

¿Cómo se sirve correctamente una cerveza?

Para aprovechar todo lo que nos entrega una cerveza y disfrutar de todo lo que puede entregar a  nivel sensorial es fundamental un buen servido de la misma. Para eso hay que partir aclarando que  en Beerkings desaconsejamos en absoluto beber las cervezas directo de su envase (ya sea botella  o lata) debido a que, por ejemplo, perdemos la oportunidad de apreciar su color y su espuma, de  sentir sus aromas o que incluso cambie su sabor (sabor metálico por la lata, por ejemplo). 

Por eso saber servir una cerveza, y en su cristalería adecuada, es clave para cualquier para cualquier  amante de nuestro brebaje favorito. A continuación, te damos algunos tips: 

Saber elegir la cristalería

Cada estilo tiene perfiles definidos que se ven potenciados por la forma  del vaso o copa que usamos. Incluso hay cervecerías que diseñan cristalería dedicada para sus  cervezas.  

  • Para cervezas ligeras y de baja graduación alcohólica siempre es recomendable el típico schopero  de toda la vida o la cómoda Pinta Nonick. La experiencia también es positiva con el clásico germano Willi Becher. 
  • Para una refrescante cerveza de trigo, como una Hefeweizen alemana, la elección será precisamente  la estilizada garza Weissbier. Su forma ayuda a la creación y mantención de la espuma. 
  • Ahora, si queremos ir por algo más intenso y alcohólico, perfectas son las copas anchas y con tallo.  Para eso la elección debe ser la bella copa snifter o la increíble copa craft
  • Finalmente, para catar cervezas no hay mejor elección que la copa sensorik, diseñada y pensada  para el análisis sensorial. Esta copa sirve para todos los estilos. 

Con dos dedos de espuma

Destapa tu cerveza, toma tu copa e inclínala a 45 grados. Sirve por el  costado del vaso con un ritmo constante y dale algo de altura (que la botella o lata no toque el vaso)  para generar la espuma y liberar el Co2. Luego de servir más de la mitad, pon el vaso en posición  vertical y sirve en el centro para consolidar la espuma. Dos dedos son lo ideal, pero dependiendo del  estilo, puede generar más (Cervezas belgas o de trigo) o menos (cervezas Sour o lambics). 

Servidos especiales

La mayoría de las Lagers y Ales se sirven como te relatamos anteriormente;  aun así, hay dos estilos de cervezas que merecen una consideración especial. 

Weissbier:

Las cervezas de trigo alemanas como una Schlappeseppel Weissbier contienen una borra  que se acumula en la base de la botella y que recomendamos aprovechar. Cuando sirvas una  cerveza de este estilo, deja un poco en la botella (1/8 aprox), muévela circularmente para que la  borra se mezcle con el contenido y luego agrégala a tu vaso. Esto hará que la cerveza se enturbie y  tenga sabores más marcados. 

Cervezas Nitro:

Hay cervezas como la Guinness Draught Nitro que contiene un dispositivo en su  interior que tiene nitrógeno. Al momento abrir la lata el cambio de presión interior hace que este  dispositivo se abra y llene de nitrógeno la cerveza. Para servirla correctamente hay que abrir la lata,  esperar 3 segundos y servir por el costado del vaso de manera constante a 45°). Llegando a la mitad  del servido, continuar sirviendo por el centro con el vaso en posición vertical y sin parar.  

Hay otras cervezas nitrogenadas como las Kasteel Nitro que no tienen este dispositivo. Por tanto es  necesario, antes de abrir la lata, agitarlas 2 veces, destapar y servir rápidamente y de forma vertical, haciendo que el vaso y la lata estén ambos en 90° (haciendo una línea recta). Tranquilo, que la espuma no se subirá.  

Ya tienes algunos tips para hacer un servido correcto. Ahora te toca practicarlo una y otra vez, cada  cerveza servida es un pasito más para lograr la perfección.

0
Open chat
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?
0
YOUR CART
  • No products in the cart.